Puertorriqueños combaten tóxicas cenizas de carbón

Gobierno de colonia de EU aprueba su depósito

El movimiento ambientalista y por la salud puertorriqueño se ha movilizado  para frenar la legislación propuesta por el gobierno de la colonia estadounidense que eliminaría las restricciones a las tóxicas cenizas de carbón y por ende, a las ganancias de la compañía estadounidense AES. Esto claramente demuestra cómo la respuesta del gobierno puertorriqueño responde directamente a los intereses de los EU y no a los de su pueblo.  No es una coincidencia que esto suceda a la misma vez que la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos baja sus normas para beneficiar a las corporaciones tóxicas.

Alertado por activistas  militantes del municipio de Peñuelas, www.primerahola.com reportó, “Ricardo Roselló [el gobernador actual de Puerto Rico], A través del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales, se está preparando para permitir el uso indiscriminado de estos residuos a través del estatuto ‘Normas para el uso beneficioso de residuos de combustión de carbón,’ que serán ‘discutidas este Jueves, 29 Noviembre en una audiencia pública’ en  Río Piedras.

El 12  de diciembre, manifestantes piquetearon la audiencia en la capital, San Juan. Jimmy Borrero denunció la propuesta  desde el público asistente. Borrero testificó por vídeo acerca de la lucha en Peñuelas en el Tribunal Internacional sobre Crímenes Coloniales de los Estados Unidos en Puerto Rico, en la ciudad de Nueva York el 27 de octubre de 2018.

El 20 de dic., el Centro de Periodismo Investigativo reportó: “Mientras que en la República Dominicana hay un debate sobre el número de personas que tienen que ser compensadas después de inhalar o ingerir — por años — las cenizas de carbón de la AES en Arroyo Barril, en Puerto Rico el gobierno presenta un reglamento que perpetúa los residuos tóxicos en la isla”.

Como se mostró en el Tribunal Internacional de Nueva York, el convertir las islas del Caribe en vertederos tóxicos para las compañías de los EU ha sido recibida con fuerte resistencia.  Lxs activistas de Peñuelas detuvieron el depósito allí y están decididos a detener esta nueva maniobra que intenta hacerlo legal. El cáncer, los defectos congénitos y la toxicidad que envenena el suelo, el agua y las plantas con metales pesados están bien probados y no se disputan.

Estos hechos son bien conocidos en Puerto Rico, pero el racismo ambiental de la AES es ignorado por la prensa estadounidense.

El sitio web de la AES alardea de que: “La compañía AES  (NYSE: AES) es una compañía de energía global del Fortune 500. Proporcionamos energía asequible y sostenible a 15 países a través de nuestro portafolio diverso de negocios de distribución así como de instalaciones de generación térmica y renovable.  Nuestra fuerza laboral esta comprometida a operar con excelencia y a satisfacer las cambiantes necesidades de energía del mundo. Nuestros ingresos en 2017 fueron de $ 11 mil millones y ahora poseemos y manejamos un total de $33 mil millones en activos.”  Su sede está en Arlington, Virginia. El lema oficial de la compañía es “El poder de ser global”.

La falsedad mortífera del llamado carbón limpio ha quedado horriblemente demostrado a lxs trabajadores en el reporte antes citado sobre Arroyo Barril por el Centro de Periodismo Investigativo. Puerto Rico y la República Dominicana tienen suficiente sol y viento para generar energía. Las plantas de carbón solo benefician a los intereses corporativos.