Rafael Cancel Miranda, ¡PRESENTE!

San Juan de Puerto Rico

En la noche del lunes 2 de marzo Rafael Cancel Miranda, líder indiscutible del nacionalismo puertorriqueño, pasó a la inmortalidad. Y se podría decir que con la frente en alto, tal y como vivió, dando un último golpe al colonialismo yanqui. Su férrea voluntad le permitió cumplir con sus deseos: morir después del 1ro de marzo, aniversario de aquella fecha que en 1954 junto a Lolita Lebrón, Irvin Flores y Andrés Figueroa Cordero subiera las escalinatas del Congreso estadounidense para mediante unos disparos, exponer la farsa del recién impuesto Estado Libre Asociado en Puerto Rico.

Pero, aún más, el 2 de marzo tiene otra connotación. Ese día en 1917, Estados Unidos había impuesto la ciudadanía estadounidense, solo a un mes de que ese país entrara en la Primera Guerra Mundial. Y en el 2017, el depuesto gobernador pro yanqui Ricardo Roselló había firmado una orden ejecutiva para hacer de ese nefasto día uno feriado, el “Día de la Ciudadanía Americana.” Don Rafa, como muchas personas le llamaban, escogió ese día como su último, por lo que ahora, en vez del día de la nacionalidad colonial, se celebrará la vida de un inmortal de la lucha por la liberación patria.

Las jornadas de despedida comenzaron el viernes, 6 de marzo en San Juan y concluyeron el domingo 8 de marzo con el entierro en su ciudad natal de Mayagüez.

Fueron unas jornadas altamente emotivas donde el movimiento independentista le acompañó en las diversas actividades de despedida. Ex prisioneros y prisioneras políticas, el liderazgo y las bases de los diferentes partidos y organizaciones que luchan por la independencia, amistades, y el pueblo en general acompañaron a su viuda María de los Ángeles Vázquez y al hijo de ambos, Rafael Cancel Vázquez. Discursos, elegías, canciones patrióticas, poesía, y sobre todo, el himno nacional revolucionario rindieron homenaje a este nuestro héroe nacional.

La bandera de Puerto Rico siempre estuvo acompañada de las de Cuba, Nicaragua y Venezuela — países a los cuales Don Rafa le unía una profunda amistad revolucionaria — presidían las estancias donde se llevaba al féretro para que su pueblo, esa gente que tanto Don Rafa amaba, le diera su última despedida.

La primera parada fue en el Colegio de Abogadas y Abogados en San Juan, donde Cadetes de la República, las Lolitas (grupo de mujeres que conmemoran el centenario de Lolita Lebrón este 2020), y centenares de personas acudieron para recibir su cuerpo. Luego, al medio día, se trasladó al Ateneo Puertorriqueño donde se siguió el programa. De allí, se caminó en procesión por las calles del Viejo San Juan hacia la Catedral donde se ofició un servicio.

Temprano el sábado se partió en caravana hacia Mayagüez en el oeste de la isla. En diferentes pueblos había concentraciones de personas con el puño en alto esperando el paso de la comitiva, con la bandera boricua y con pancartas alusivas a Cancel Miranda. En varios lugares habían arrojado flores, formando hermosas alfombras fragantes.  Según avanzaba la caravana, se iban añadiendo carros. Se observaban murales pintados en paredes y cruza calles despidiendo al héroe nacional, con mensajes de agradecimiento. ¡Hasta Siempre Comandante! y “Se llega más pronto a la meta de pie que de rodillas,” frase característica de Don Rafa.

En Mayagüez se llegó al Museo Casa Grande donde se concluyó el velatorio. Al próximo día se celebró una misa en la Catedral de la ciudad, oficiada por el obispo de Mayagüez, Álvaro Corrada del Río, quien se dirigió a la audiencia con un fogoso mensaje el cual enfatizaba golpeando su bastón en el piso, y haciendo que se recobrara la máxima de Don Pedro Albizu Campos, “la patria es valor y sacrificio,” instando a las y los presentes a que defendamos a Puerto Rico, sobre todo en estos tan difíciles momentos históricos de neoliberalismo y dictadura de un Junta de Control Fiscal. Terminó su mensaje con un “¡Viva Puerto Rico Libre!”

De la catedral se procedió al cementerio donde yace también el padre de Don Rafael. Luego de unas palabras de despedida y exhortación a la unidad de las fuerzas patrióticas por Rubén Berríos, presidente del Partido Independentista Puertorriqueño, a quien Cancel Miranda había pedido que hiciera su despedida, habló Rafael, el hijo menor de Cancel Miranda. Leyó palabras de su padre “no me lloren, que yo no estoy aquí ya, yo estoy en sus corazones. Y ahí seguiré. Lo que sí les pido es que siempre tengan esa bandera en alto, que siempre caminen con la frente en alto, que no se dejen engañar, que no sean zombis, que nos controlan la mente los medios de comunicación, que no peleen con los demás compañeros [independentistas], ¿quién es el enemigo? ¡El imperio yanqui!”

Rafael Cancel Miranda está ahora en nuestras mentes y nuestros corazones como un ejemplo digno e incentivo para la lucha por la definitiva liberación de Puerto Rico. Rafael Cancel Miranda, ¡PRESENTE!

SLL Fotos: Berta Joubert-Ceci