A la opinión pública. Movimiento al Socialismo (Bolivia)

Alvaro Garcia-Linera y Evo Morales a su llegada a la Ciudad de México, 12 de noviembre de 2019. Foto: teleSUR

12 noviembre, 2019

Ante el cerco mediático que enfrenta la verdad en nuestro país, el Movimiento al Socialismo comunica al pueblo boliviano y la comunidad internacional que desde anoche 10 de noviembre de 2019 se activó un plan de magnicidio a cargo de Umopar y la Policía Boliviana en la fase dura del golpe de estado contra nuestros líderes Evo Morales y Álvaro García, razón por la cual el ofrecimiento de asilo por parte del gobierno mexicano fue aceptado.

Durante todo el día de hoy 11 de noviembre, los golpistas pusieron en grave riesgo la vida de nuestros líderes Evo y Álvaro, primero con amenazas públicas de policías de proceder con operativos para detenerlos, luego con el cierre de nuestro espacio aéreo, impidiendo con trabas administrativas a cargo de la Fuerza Aérea Boliviana el ingreso del avión mexicano que venía a recogerlo.

El pueblo boliviano esta viviendo momentos terribles, con policías y motoqueros infringiendo pánico en las calles y con el alto mando militar decidiendo arremeter contra los ciudadanos a título de pacificación, incluso impidiendo que personalidades, iglesia y políticos encuentren salidas constitucionales y democráticas a la crisis que enfrentamos.

Militares en las calles, disparando desde helicópteros en Cochabamba, movilizando tanques, tropa y armamento en La Paz para aniquilar a nuestro pueblo tan sólo por resistir a la injusticia y al atropello, racismo, violencia y la infame estrategia de impedir que nuestros líderes continúen con la conducción del país.

El golpe de Estado fue una construcción de varios pasos, primero instalando la idea de fraude electoral para generar molestia en las calles, negando nuestra victoria, y utilizando el informe de auditoría de la OEA, tergiversando su contenido, cuando este categóricamente habla de irregularidades y no de fraude; luego pidiendo la nulidad de las elecciones, posteriormente la renuncia de nuestros líderes, para finalmente concretar su estrategia con el amotinamiento policial, articulando el plan antidemocrático, instalando un régimen de terror, amenazas y persecución.

Están forzando la paciencia de nuestro pueblo, no les bastó la renuncia de nuestros Hermanos Presidente y Vicepresidente, sino que incluso intentan forzar un gobierno fuera de la sucesión constitucional, al pretender que la 2da Vicepresidenta del Senado conduzca el golpe de estado autonombrándose presidenta de la Asamblea Legislativa Plurinacional y automáticamente Presidenta del Estado, cuando en términos estrictamente constitucionales es a la Presidenta del Senado Adriana Salvatierra a quien le corresponde asumir esa transición.

En esa línea de acciones irregulares, las fuerzas armadas, han materializado la traición al pueblo boliviano, apoyadas económicamente por el Cívico Camacho, quienes, coludidos con los opositores mencionados, cerraron este el circuito del golpe de estado.

Compatriotas, ni la vileza y el ensañamiento contra nuestros hermanos Evo y Alvaro logrará una mirada de tristeza, de arrepentimiento o pena, este nuevo sacrificio de nuestros líderes es para mantenernos unidos, fuertes y luchando por el pueblo como siempre lo hemos hecho…

Denunciemos el golpe de estado, mostremos al mundo que el odio solo es por haber empoderado dignamente al pueblo boliviano.