Situación de las mujeres en EUA

 

Informe de Liz Toledo al comité directivo mundial de la FDIM/WIDF (Federación Democrática Internacional de Mujeres / Women’s International Democratic Federation)

Saludos camaradas y amigas, traigo solidaridad y amor de las Mujeres en Lucha y del Partido de Socialismo Unido en Estados Unidos.

“La situación y la condición de las mujeres trabajadoras en el capitalista EEUU continúa siendo miserable y de explotación. Aunque el 46,9% de la fuerza laboral total son mujeres, nos mantenemos en los trabajos peor pagados como el servicio de comida, oficinas, fábricas y asistencia médica. En el 2019, las mujeres todavía ganan 79 centavos por cada dólar que ganan los hombres.

“Sin embargo, mujeres trabajadoras recientemente dirigieron las luchas sindicales más dinámicas, incluyendo las revueltas de maestras/os desde West Virginia hasta Los Ángeles. En este caso, las maestras, a veces sin ayuda de los sindicados tradicionales, dirigieron paros y rehusaron volver al trabajo hasta que ganaran.

“Trabajadoras de comida rápida en la cadena de McDonald, retaron el acoso y abuso sexual recurrente, conduciendo un paro de un día en 10 ciudades diferentes. La mayoría de las trabajadoras está mal pagadas, y en su mayoría son negras, latinas e inmigrantes.

“Mujeres migrantes de África oriental jugaron un papel fundamental en el paro del 15 de julio de trabajadores del depósito de Amazon en el centro de distribución en Shakopee, Minnesota.

“Hibaq Mohamed, una de las líderes del paro en Amazon Prime Day, fue una de las mujeres que enfrentó patronos, policía y guardas de seguridad para facilitar una huelga contra los niveles de producción agotadores. Ella tiene solo 26 años,” reporta la ex trabajadora de Amazon, Sharon Black.

“Muchas de nuestras hermanas todavía enfrentan opresión y a menudo son marginadas por sus familias y comunidades. ¡La depresión, el abuso de sustancias y la pobreza siguen siendo la norma para las lesbianas latinas! Las latinas enfrentamos el racismo en Estados Unidos y como lesbianas enfrentamos múltiples opresiones. Continuamos luchando, defendiendo y protegiendo a nuestras hermanas en todas partes,” informa Celenia T., una activista lesbiana latina.

“Mientras que el capitalismo decae, hay menos empleos bien remunerados que nunca disponibles para las mujeres jóvenes, especialmente las mujeres y las personas cuir de color e inmigrantes. La extrema falta de oportunidades económicas ha dejado a muchas mujeres jóvenes subempleadas o desempleadas e incapaces de acceder a las necesidades básicas, incluida la atención médica y la educación.

“La administración Trump ha reducido los derechos de aborto y el acceso a anticonceptivos. Multitudes de mujeres jóvenes y personas cuir se encuentran endeudadas por financiar su educación, incluso cuando los títulos universitarios se devalúan cada vez más.

“Hay una epidemia de violencia sexual y violencia de género contra mujeres jóvenes y personas cuir que continúa creciendo. Las personas transgénero, las mujeres negras y marrones, las mujeres migrantes y las mujeres indígenas son asesinadas y desaparecen todos los días.”

“Las enfermedades mentales y los traumas son comunes, y la atención médica no está disponible, por lo que las mujeres jóvenes y las personas cuir tienen aún más dificultades para ser productivas bajo el capitalismo. Estos obstáculos afectan esproporcionadamente a las mujeres de color, a las mujeres y niñas indígenas y a los jóvenes LGBTQ2S.”

“Como socialistas, es nuestra obligación luchar. Estamos educando a las masas de mujeres jóvenes y personas cuir sobre la causa de su opresión, que no son los hombres de clase trabajadora, sino el sistema capitalista que les roba a las trabajadoras jóvenes, y a todos los trabajadores y personas oprimidas, sus derechos básicos y oportunidades.”

“Deseamos difundir una visión colectiva de una sociedad en la que las mujeres y las niñas jóvenes estén empoderadas y tienen las herramientas para lograr la liberación total del patriarcado, todas las formas de violencia de género y sexual y la explotación capitalista. Ahora es el momento para que las mujeres jóvenes, las niñas y las personas LGBTQ2S de la clase trabajadora se unan en la lucha,” dice Miranda de Mujeres en Lucha y Juventud Contra la Guerra y el Racismo.

La condición de la mujer en Estados Unidos sigue siendo una lucha. Las mujeres han estado y continúan estando en la primera línea de las luchas por la liberación de todas las personas. Somos trabajadoras sindicales que luchan para aumentar el salario mínimo a $15 y por la igualdad salarial. Estamos en el movimiento de Derechos Em/Migrantes exigiendo que terminen las separaciones familiares y abolir la policía de ICE (Inmigración y Control de Aduanas).

Mientras que en El Paso, Texas, y Dayton, Ohio, las comunidades enterraron a sus muertos por tiroteos racistas, el gobierno de los Estados Unidos arrestó a 800 trabajadores en sus trabajos en las fábricas de procesamiento de pollo de Mississippi. Sus hijos se quedaron sin sus padres en su primer día de escuela, pero los propietarios multimillonarios racistas que explotan a estos trabajadores no fueron arrestados para contratar trabajadores indocumentados.

Estamos en las calles exigiendo el fin del encarcelamiento masivo y abolir el sistema policial opresivo que solo sirve a los ricos y poderosos que continúan matando a jóvenes negros y marrones a voluntad y con impunidad.

Estamos entre los luchadores por la liberación LGBTQ2S. Stonewall 50 se celebró el pasado 30 de junio en la ciudad de Nueva York, cuando delegados de todo el mundo vinieron a celebrar el 50 aniversario del nacimiento del movimiento LGBTQ2S moderno.

Organizamos y luchamos para poner fin a la violencia sexual y doméstica de cualquier tipo dirigida a mujeres y niñas. Somos antibélicas y antiimperialistas. Incluso con la bota del imperialismo estadounidense en nuestros cuellos, seguimos defendiendo a Venezuela, Puerto Rico, Irán, Siria, Irak, Zimbabue, Palestina, Cuba y la República Popular Democrática de Corea contra la agresión estadounidense. ¡Fin a las guerras imperialistas! ¡Viva la clase obrera internacional!

Traducción de M.E. Duno