Bajo la mirada de Martí, en el corazón de Washington

 

Fuente original: Minrex

Desde la tarde del 1ro de julio de 2019, a cuatro años del anuncio del restablecimiento de relaciones diplomáticas entre La Habana y Washington, el Apóstol se yergue vigilante y pensativo en la capital estadounidense. El constante desvelo de Martí por la independencia de la Isla y el continente quedó plasmado en el bronce: la mirada cansada, pero alerta; la postura serena; la huella del presidio y la búsqueda insaciable de conocimiento. Nada escapó de la mano del artista. Su presencia en la embajada de Cuba en Estados Unidos evoca la voluntad de acercar a dos pueblos a los que solo separa, por estrecho margen, la geografía.

La ceremonia de develación de la estatua estuvo presidida por el embajador cubano José Ramón Cabañas. También hicieron uso de la palabra la profesora de origen cubano de la Howard University, Dra. Aisha Z. Cort, y Cheryl LaBash, miembro del movimiento de solidaridad con Cuba. A continuación, compartimos sus intervenciones:

Palabras del embajador José Ramón Cabañas

Buenas tardes a todos, les agradecemos haber respondido a nuestra invitación, formulada con poco tiempo de antelación.

Hoy es un día muy especial para nosotros, pues en el marco de las celebraciones por los 100 años de la construcción del edificio de nuestra Embajada y también los 60 de la Revolución y de la visita de Fidel a este edificio, finalmente podemos dejar inaugurada esta estatua del Héroe Nacional Cubano José Martí y Pérez. Es un sueño de varios años y de varias generaciones que finalmente se ha hecho realidad.

Queremos agradecer en primer lugar al autor de la obra, el Premio Nacional de Artes Plásticas de Cuba del año 2008, el Maestro José Villa Soberón. Desde aquí, Maestro, nuestros saludos. En segundo lugar, debemos mencionar al artista que fundió en bronce el molde original, el Sr. Lázaro Valdés y a su equipo de Asubronze en Miami, Florida. Debemos reconocer también a los instaladores del pedestal de granito y de la propia estatua, el Sr. Niv Fishbein de Fram Monument, que se encuentra con nosotros hoy.

Para llegar a este momento, contamos con el apoyo de un sinnúmero de funcionarios en Cuba que prepararon y se hicieron cargo del envío del molde. En especial mencionamos a los funcionarios de la ciudad de Washington, D.C., que nos condujeron por el proceso de permisos necesarios para la instalación de la estatua y a nuestros vecinos más inmediatos del vecindario de Adams Morgan, para los que cualquier celebración en nuestra Embajada es un motivo de alegría.

Esta imagen de José Martí está inspirada en las pocas fotos de la época que lo muestran de cuerpo entero, organizando la guerra contra el dominio español entre los tabaqueros cubanos en Ybor City, Tampa, caminando en Jamaica o viniendo a Washington en 1891 para participar en el Conferencia Panamericana que transcurrió en el hoy llamado edificio Eisenhower anexo a la Casa Blanca.

Es un Martí reflexivo, preocupado, un Martí que trata de comprender una realidad para después cambiarla. Desde hoy nos acompañará para todos los tiempos.

Nos ha parecido hoy 1ero de Julio una fecha apropiada para inaugurarla formalmente con la compañía de todos ustedes. En este día de 1889 salió a la luz por primera vez en Nueva York la Edad de Oro, publicación que Martí dedicara a la formación de las nuevas generaciones, porque “los niños son la esperanza del Mundo.” Hace 4 años exactamente, el 1ero de julio del  2015, a través de un intercambio de cartas entre nuestros gobiernos anunciamos el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos, que se hizo efectivo el 20 de julio con la reapertura de nuestra Embajada.

En las conversaciones que se establecieron entonces en plano de igualdad y reciprocidad entre nuestras autoridades estuvo presente el sentido de dignidad y la obra revolucionaria del más universal de todos los cubanos.

Es un gusto para nosotros presentar ante ustedes a la Dra. Aisha Cort, profesora de origen cubano de la Universidad de Howard y a la amiga Cheryl LaBash del movimiento de solidaridad con Cuba, que se referirán también al significado de la inauguración de esta estatua.

Muchas gracias a todos.

Palabras de la Dra. Aisha Z. Cort: Reflexiones sobre Martí

Mi educación de Martí, viene de la casa. Como niña aquí en los Estados Unidos, era muy importante para mi mamá cubana que yo conociera la figura de José Martí, no solo como poeta, o “Guantanamera man” (como yo le llamaba), pero como figura icónica y clave en la historia contemporánea cubana.

José Martí era escritor, activista, intelectual, periodista pero más que nada, era revolucionario. Era un luchador comprometido con la independencia de Cuba de España.

También se dedicaba al desarrollo y progreso de Cuba no solo como entidad política sino también en términos del desarrollo esencial de una mentalidad e imaginación definitivamente cubana. Creía que la nación cubana era como un ser vivo y que podía ser un país independiente compuesto de una multitud de personas, experiencias y realidades unidos por los principios de una Cuba independiente. También parte de su proyecto era establecer y fortalecer vínculos entre los miembros de la comunidad cubana y también entre el pueblo cubano y sus aliados latinoamericanos, europeos y estadounidenses, es por eso que hoy, y la dedicación de esta estatua, es un día tan importante.

En Cuba no hay muchos lugares; plazas, escuelas, hospitales, universidades que no tienen un espacio designado para un recordatorio, si sea un monumento, un busto, una estatua, nombre, algo que da homenaje a la figura de José Martí. Como el Héroe Nacional, José Martí es sinónimo del pueblo cubano y es el símbolo que nos unifica dondequiera que estemos.

Entre su nacimiento en 1853 y su muerte en 1895 al principio de la guerra de independencia cubana, su dedicación a una Cuba libre le llevó preso, exiliado, acosado, pero también, fue inspirado, respetado, amado y honrado por los cubanos dentro y afuera de la isla que eran pro independentistas. Escribió centenas (o miles) de artículos, ensayos, poesía, discursos, discutiendo el caso para la independencia de Cuba. 

A través de sus viajes, escritura, discursos e interacciones con varios países latinoamericanos, Europa y los Estados Unidos inspiró y organizó varias ramas de la comunidad cubana. Y la más importante de estas ramas, para este evento hoy, la comunidad cubana de los Estados Unidos que desempeñó un papel decisivo en lograr la independencia de Cuba.

Los Estados Unidos sirvieron como tierra de refugio y también de carácter prolífico para fomentar lazos cruciales entre Cuba y la comunidad cubana en los Estados Unidos. A través de lecturas, y reuniones, sus relaciones con los trabajadores de las fábricas de tabaco en Tampa y los obreros en Nueva York inspiraron su ideología acerca de qué significaba ser “cubano.” Observaba que a pesar de las distancias, los miembros de la comunidad cubana en los Estados Unidos seguían siendo cubanos. Eran ejemplos vivos del hecho de que ser cubano era más que pertenecer a un territorio, se componía de una manera de ser y un espíritu, y una cubanidad intocable.

La pura existencia de la comunidad cubana, especialmente en los Estados Unidos enfatizó para Martí el carácter único, persistente e inimitable del pueblo cubano. Y yo diría que a Martí le ayudó muchísimo en formalizar las ideas que servirían como base de la ideología para la nación cubana moderna e independiente.

Entonces José Martí, en su obra social, en sus esfuerzos como periodista, intelectual, activista, revolucionario, sirvió no solo como el punto de contacto entre nuestros países sino también como un puente (simbólico) cultural y literal entre mundos, ideas y transiciones. Y su legado abunda.

Y es por eso que es apropiado y necesario que esta estatua se instale aquí en la Embajada de Cuba en los Estados Unidos. Que sirva como símbolo visible y tangible de los lazos que han existido por más de un siglo entre Cuba y los Estados Unidos, y también entre los cubanos en la Isla y la comunidad cubana en los Estados Unidos. Que conmemore nuestras relaciones profundas y duraderas y también la identidad que se ha mantenido, crecido y compartido a través del espíritu cubano intocable que José Martí promovió.

Palabras de Cheryl LaBash: Que significa tener una estatua de Martí aquí para el movimiento de solidaridad

José Martí — héroe revolucionario Cubano — se para en la calle 16 de Washington, D.C., en la entrada de la Embajada de la República Cubana, un edificio que le pertenece al pueblo Cubano por 100 años. Aunque tan peligroso y duro es nuestro mundo ahora — la batalla definitivamente no se acaba — estamos ganando.

Ganando es como el líder histórico y para siempre comandante en jefe de la Revolución cubana Fidel Castro llamó a la batalla de las ideas. Las ideas de Martí: “Con todos, para el bien de todos,” “La Patria es Humanidad,” unidad, igualdad, internacionalismo, solidaridad y dignidad humana.

Las medidas de viaje más severas tuvieron consecuencias involuntarias: mayor conciencia general sobre Cuba y el bloqueo. Fortaleció nuestro movimiento con nuevos oídos para escucharnos y nuevas manos para trabajar junto a nosotros.

La resolución del pueblo y partido cubanos y el movimiento de solidaridad mundial nos ha llevado a este momento. Recordamos: Fidel fue abrazado con tanto afecto en el Hotel Theresa de Harlem, Elián González regresó con su padre cubano, los 50 años de la Brigada Venceremos desafiando las prohibiciones de viajar a los E.U. 30 Caravanas de Pastores por la paz, insistiendo, en huelga de hambre. No pueden retroceder el 17 de diciembre, hace 5 años, cuando los Cinco Cubanos llegó a casa libre. 

Y no podemos olvidar ni nunca se nos olvidará el internacionalismo de la revolución Cubana con el pueblo de los E.U. y su ejemplo en convertir antiguas bases militares a colegios desde Moncada hasta la Escuela Latinoamericana de Medicina. La brigada médica con 1586 se movilizó fuerte para salvar vidas en Nueva Orleans después del huracán Katrina de 2005, que lleva el nombre de Henry Reeve, ciudadano de los E.U. y veterano de la Guerra Civil que luchó y murió luchando por la independencia de Cuba.

José Martí representa los lazos de solidaridad entre los pueblos de los Estados Unidos y Cuba. Son históricos, irrompibles y serán victoriosos.

Foto: Sharon Black