Estados Unidos: ¡Fuera de Venezuela bolivariana!

Lxs venezolanos se lanzaron a las calles la mañana del 23 de enero  en una muestra masiva de apoyo al presidente Nicolás Maduro y el programa de la Revolución Boliviarana que beneficia a la clase trabajadora. Expresaron su determinación de hacer retroceder el último ataque contrarrevolucionario emanando de Washington.

Fuerzas chavistas derrotaron una rebelión de corta duración por parte de miembros de la guardia nacional el 21 de Enero. Según venezuelaanalysis.com, varias docenas de residentes derechistas luego erigieron barricadas en la calle y quemaron símbolos del gobierno bolivariano. La granada de mano fotografiada en manos de un manifestante una vez más apunta a la incitación de los Estados Unidos y sus agentes de cambio de régimen en Latinoamérica.

Estados Unidos ha declarado abiertamente sus intenciones de deshacer  los avances logrados por el proceso bolivariano para el pueblo venezolano más pobre y oprimido—incluyendo hasta la intervención militar directa.

El 22 de enero, el vice presidente Mike Pence se dirigió a lxs venezolanos en un video con subtítulos en español. Declaró que Estados Unidos está con la oposición y pidió que la gente saliera a las calles en contra del gobierno del presidente Maduro. En una escalada de hostilidad, el 23 de Enero el presidente Donald Trump reconoció al líder de la oposición  Juan Guaidó como el presidente interino de Venezuela. Rápidamente, los gobiernos de Canadá, Colombia y Brasil siguieron el ejemplo.

Cualquier destrucción o derramamiento de sangre estará en las manos de Pence, el presidente Donald Trump, el Pentágono y sus partidarios corporativos hambrientos de petróleo.

¡Ninguna guerra por petróleo!

Lxs trabajadores y el pueblo oprimido en los EUA no tienen ningún interés en otra guerra por petróleo, esta vez librada en América Latina. Un reciente documental, ‘Venezuela: La oscura causa’, explica que el objetivo de los EUA no tiene nada que ver con la propagación de la “democracia”. La democracia que defiende Pence es para los ricos, las corporaciones y los bancos, no para lxs trabajadores, lxs pobres, lxs indígenas o lxs venezolanxs negrxs.

Recordamos cómo EUA diseñó el golpe de estado del 11 de septiembre de 1973 en Chile contra el socialista democráticamente elegido Salvador Allende. Le siguió la brutal dictadura de Pinochet.

El 10 de enero, Venezuela Bolivariana inauguró a su presidente, Nicolás Maduro, por un segundo término. Fue una victoria el que Maduro, ex dirigente del sindicato de conductores de autobuses, asumiera el cargo. Lxs venezolanxs han tenido que sobrevivir ataques imperialistas multifacéticos dirigidos a destruir el proyecto pro-socialista e internacionalista comenzado por Hugo Chávez que continúa la lucha por la independencia y la liberación prevista por Simón Bolívar.

Los años de sanciones económicas impuestas por Estados Unidos, las guarimbas, y las mentiras incesantes en los medios de comunicación, combinadas con la caída del precio del petróleo, no han logrado derrotar la presidencia de Maduro. Esto hace que las propuestas de una opción militar por Estados Unidos sean mucho más siniestras.

En los días antes de la inauguración de Maduro, el 8 de enero,  Resumen Latinoamericano compartió un video de helicópteros de combate estadounidenses aterrizando en una base militar en Panamá. El presidente de Panamá Juan Carlos Varela, se reunió con el Comando Sur de los Estados Unidos en Florida el 5 de enero. Esto fue una clara amenaza contra Venezuela. Los regímenes de derecha en Colombia y Brasil, leales a sus amos en Washington, también presentan un peligro claro e inminente.

La guerra de los Estados Unidos contra Venezuela Bolivariana no es nada nuevo. En el intento de golpe de estado de abril del 2002 contra el presidente Hugo Chávez – capturado por un equipo de filmación irlandés visitante en “La revolución no será televisada” – Washington mostró su mano con noticias falsas y declaraciones de apoyo a los golpistas.

Y el 9 de marzo del 2015, el presidente  Barack Obama emitió una orden ejecutiva declarando a Venezuela una amenaza para la seguridad nacional de los EUA. Esta acción se convirtió en la base para nuevas sanciones, causando más dificultades para el pueblo venezolano.

Ahora es el momento para que todxs lxs opositores a la guerra, el racismo y la explotación económica tomen medidas y exijan: Estados Unidos: ¡Fuera de Venezuela!


PDF