Alto a los beneficios para millonarios en Puerto Rico

Una propiedad de dos acres frente al mar en Dorado Beach, Puerto Rico, se vendió por un récord de 30 millones de dólares.

Mientras los maestros y maestras y en general nuestra clase trabajadora entera se dirige a la indigencia por los sueldos bajos, los recortes en las pensiones, el aumento brutal y criminal en el costo de vida provocado en gran parte por la privatización de los servicios esenciales, sin mencionar el impacto de las medidas de austeridad que la infame Junta de Control Fiscal pretende imponerle al pueblo para pagarle a los acreedores buitres, vemos cómo no dan abasto las costosas residencias de lujo para los extranjeros millonarios que vuelan a Puerto Rico para gozar de este paraíso fiscal. 

Los corruptos y mafiosos administradores de esta colonia han asegurado leyes que liberan a los “residentes nuevos”, es decir, a estos extranjeros ricos, de cargas impositivas al fisco que mientras enriquecen a los nuevos vecinos, en nada aportan a la economía del país. Este año, ya van más de 1,200 solicitudes para ampararse a estas leyes. 

Pero no es solo eso, sino que aparte de la influencia negativa sobre los valores inmobiliarios que suben desproporcionadamente haciendo que los costos de las viviendas para el resto el la población sea inalcanzable para una familia boricua cuyo ingreso promedio es de $20,000 al año, sino que quieren imponer una economía falsa de criptomonedas, haciéndole competencia al Bukele de El Salvador. 

Desde luego que no hay más opciones que derogar estas leyes, quitar esta clase gobernante mafiosa y echar del país a todos estos parásitos. 

Que por fin podamos decir, junto a los pueblos soberanos el mundo, ¡Viva Puerto Rico Libre!

Desde Puerto Rico, para Radio Clarín de Colombia, les habló Berta Joubert-Ceci.