¡Condenemos el ataque terrorista y el asesinato del científico iraní Mohsen Fakriadeh!

Funeral del científico iraní asesinado Mohsen Fakhrizadeh en Teherán, el 30 de noviembre.

Declaración del periódico Struggle-La Lucha y del Partido de Socialismo Unido

El Partido de Socialismo Unido y la publicación Struggle-La Lucha mandamos nuestras más profundas condolencias al pueblo iraní, al gobierno de la República Islámica de Irán y a la familia y seres queridos del científico Mohsen Fakrizadeh Mahabadi, asesinado en un ataque terrorista por agentes del gobierno de Israel. El régimen de Tel Aviv es una herramienta del imperialismo estadounidense, que proporciona miles de millones de dólares en ayuda financiera y militar para mantener a flote la ocupación israelí de Palestina.

Fakhrizadeh  se desempeñó como jefe de la Organización de Investigación e Innovación del Ministerio de Defensa. Esto lo convirtió en un objetivo importante para los servicios de inteligencia israelíes, que tienen un historial de asesinatos de científicos iraníes.  Su asesinato se produce inmediatamente después del ilegal asesinato del estimado comandante del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica Qassem Soleimani en enero, ordenado por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Lo que los medios estadounidenses ampliamente han ignorado es que el Dr. Fakhrizadeh ayudó a desarrollar un kit de prueba COVID-19 producido localmente, un hecho que la ONU reconoció y aplaudió.

Esto es algo de gran importancia. Irán ha sufrido duras sanciones estadounidenses que le han impedido obtener ayuda médica crucial y otras necesidades durante la pandemia global.  Como resultado, los niños están muriendo y las personas no pueden obtener la atención médica que antes se daba por sentada.  Las sanciones son otra forma de guerra destinada a subyugar y destruir países soberanos.

Lo que está sucediendo no tiene que ver con el programa pacífico de energía nuclear de Irán. La guerra continua contra Irán es parte de una estrategia más amplia para proteger las ganancias del petróleo y la energía de Estados Unidos a expensas del pueblo, tanto en EUA como en el exterior.  En este momento, la industria del petróleo, el gas y el fracking está desesperada por evitar el colapso.

Lo que se necesita ahora no es continuar esta guerra contra el pueblo de Irán, sino tejer lazos de solidaridad mundial para luchar contra una crisis de salud que ha dejado casi 1,5 millones de muertos hasta ahora.  Sólo en los Estados Unidos, que lidera el mundo en casos de COVID, al menos 267.000 personas han fallecido.

El vergonzoso y cobarde ataque contra el científico iraní Fakhrizadeh y otras provocaciones de guerra, se producen en un momento en que la lucha para acabar con el flagelo del racismo y la violencia policial en Estados Unidos está lejos de terminar y cuando los trabajadores de todo el mundo capitalista se enfrentan a desalojos masivos, hambre y  desempleo.

Hacemos un llamado al movimiento antiimperialista y contra la guerra, a los trabajadores y las organizaciones comunitarias en los Estados Unidos, a que se unan a nosotros para exigir:

  • Fin a la guerra de Estados Unidos e Israel contra Irán
  • Eliminar todas las sanciones y reparar los daños
  • Eliminar toda la ayuda al estado racista de Israel; ¡Boicot-Desinversión-Sanciones ya!
  • Fuera del “Oriente Medio” todas las tropas, barcos, aviones y espías de EUA
  • Regresen a EUA las Flotas V y VI.  Cerrar el Comando Central de EUA
  • Poner fin a todas las ventas de armas a Arabia Saudita.
  •  Luchar contra el COVID y el racismo, no en guerras por ganancias petroleras
  • ¡Dinero para estímulos y necesidades del pueblo, no para la guerra!

 1o de diciembre 2020