¡Reparaciones ahora!

Pie de foto / crédito: Filadelfia, 4 de julio de 2020.

Por Partido de Socialismo Unido – Caucus Negro

Introducción

Este sistema prospera ocultando el valor creado por los trabajadores, especialmente cuando se trata de la cantidad de riqueza creada por el trabajo esclavo africano, esencial para el crecimiento del capitalismo.

Si se permite que esto continúe, beneficiará a aquellos que están en contra de las reparaciones para los negros.

El prisionero político Mumia Abu-Jamal hizo hincapié en la necesidad de reparaciones en un reporte que cita a la gran abolicionista Sojourner Truth, quien dijo: “Estados Unidos le debía a mi pueblo algunos de los dividendos.  … Les haré entender que hay una deuda con el pueblo negro, que nunca podrán pagar.  Al menos, entonces, deben hacer reparaciones”.

Asimismo, el Dr. Martin Luther King Jr. explicó en su libro, “Por qué no podemos esperar”: “Ninguna cantidad de oro podría proporcionar una compensación adecuada por la explotación y humillación de los negros en Estados Unidos a lo largo de los siglos. Ni toda la riqueza de esta próspera sociedad podría cubrir la factura. Sin embargo, se puede poner un precio al trabajo no pagado”.

Como dijo King, esa cantidad de valor creado a partir del trabajo de los africanos, traídos aquí y nacidos aquí bajo la esclavitud, se puede cuantificar.  Sus estimaciones son enormes, en billones de dólares;  pero esa enormidad palidece en comparación con la riqueza combinada de aquellos que se beneficiaron y aún se benefician de ese trabajo.

Historia

En 1790, se produjeron alrededor de 1,5 millones de libras de algodón en los estados esclavistas del sur.  Con la introducción de la desmotadora de algodón, la producción se disparó a dos mil millones de libras en 1860. La esclavitud luego se trasladó al suroeste y a todos los lugares donde pudieron expandir sus plantaciones y obtener ganancias sin precedentes.

Karl Marx, quien afirmó: “El trabajo de piel blanca nunca podrá liberarse mientras que el trabajo de piel negra esté marcado con carimbo”, también reconoció el papel que desempeñaba la esclavitud en el desarrollo de la riqueza de Europa cuando escribió: “Es la esclavitud lo que le dio a las colonias su valor;  son las colonias las que han creado el comercio mundial;  y el comercio mundial es la condición previa para la industria a gran escala. Por tanto, la esclavitud es una categoría económica de la mayor importancia”.

Esa tremenda riqueza proveniente del trabajo esclavo se destinó a financiar la industria ferroviaria propiedad de los Vanderbilt, para crear Standard Oil propiedad de los Rockefeller y para crear U.S. Steel propiedad de J.P. Morgan.  Ese dinero se destinó a convertir a los Rockefeller, Morgan y Mellon en reyes financieros, creando el Manhattan Bank, que pronto sería Chase Manhattan Bank, y Chemical Bank.  Los propietarios de esclavos que se enriquecieron con el comercio del algodón crearon el banco de inversión Lehman Brothers.

Así como la riqueza se sigue transmitiendo a los descendientes de aquellos que se beneficiaron de la esclavitud, también lo hace el daño sistémico a los descendientes de esos esclavos.

El segundo grupo bancario más grande de Estados Unidos es JPMorgan Chase.  En 2019, obtuvo más de $44 mil millones en ganancias operativas sobre activos de $2.69 billones.  En Junio de este año, un estudio de las salas de redacción del Chicago City Bureau y WBEZ encontró que JPMorgan Chase tenía las prácticas crediticias más racistas contra los vecindarios negros de cualquier banco en esa ciudad de un millón de negros.

Los gigantes de seguros estadounidenses Aetna, New York Life y AIG adquirieron compañías que aseguraban a los esclavos como “propiedad”.  Hoy en día, estas mismas compañías de seguros están presionando a los médicos y empleadores para que reduzcan los costos de salud mientras millones de afroamericanos no tienen seguro médico y se ven afectados de manera desproporcionada por COVID-19.

Yale y la Universidad de Virginia se encuentran entre las universidades dotadas por comerciantes y propietarios de esclavos.  Sin embargo, mientras que la “guerra contra las drogas” racista ha enviado a millones de jóvenes negros a prisión, Yale continúa con las políticas que permiten que los estudiantes negros solo representen menos del 6 por ciento de su cuerpo estudiantil.

Existe una clara línea de opresión que nos persigue hoy, inspirada en las leyes de linchamiento y Jim Crow, que permite a la policía asesinar, incriminar y aterrorizar a los negros de manera constante, con la ayuda de políticos demócratas y republicanos.  Son responsables de establecer y / o continuar la “guerra contra las drogas”, las cárceles privatizadas y el encarcelamiento masivo de jóvenes negros, desde Reagan hasta Clinton, Biden y Trump.

El presidente Trump es, de hecho, un supremacista blanco cuya fortuna es el resultado de la riqueza transmitida por la esclavitud.  Alex Brown and Sons, que se fusionó con el gigante alemán Deutsche Bank en 1999, financió el comercio del algodón.  Deutsche Bank es el mayor acreedor del imperio Trump.

El Caso Para las Reparaciones

Aunque se han otorgado reparaciones monetarias en este país y en Europa a algunas víctimas del racismo sistémico, no se han incluido personas afrodescendientes.  Esto, a pesar de que los africanos, como esclavos en todo el mundo, enfrentaron la mayor explotación, intentos de genocidio y deshumanización, y cuya opresión fue institucionalizada, tocando cada fibra de la sociedad hasta el día de hoy.

Ya se había otorgado reparaciones en los Estados Unidos después de la Guerra Civil por orden del general William Sherman del Ejército de la Unión, con la bendición del presidente Abraham Lincoln.  Pero fue Andrew Johnson quien detuvo el programa de reparaciones antes de que se pusiera en marcha.  Así que 400.000 acres de tierra que se habían otorgado a 40.000 ex esclavos, algunos de los cuales eran veteranos del Ejército de la Unión, fueron robados y entregados a los antiguos propietarios confederados de esclavos, los que habían hecho la guerra contra la Unión.

El hecho de que los negros en los Estados Unidos deban luchar una vez más por este tema básico de compensación que ya se prometió, es otra indignidad que continúa la opresión de la esclavitud.

Es por eso que el Programa de 10 Puntos del Partido de las Panteras Negras, escrito por Huey P. Newton y Bobby Seale en 1966, decía: “Creemos que este gobierno racista nos ha robado y ahora estamos exigiendo la deuda vencida de cuarenta acres y dos mulas.  Hace 100 años se prometieron cuarenta acres y dos mulas como restitución por el trabajo esclavo y el asesinato en masa de personas negras.  Aceptaremos el pago en moneda que se distribuirá a nuestras muchas comunidades.  Los alemanes ahora están ayudando a los judíos en Israel por el genocidio del pueblo judío.  Los alemanes asesinaron a seis millones de judíos.  El racista estadounidense ha participado en la masacre de más de cincuenta millones de negros;  por lo tanto, sentimos que esta que hacemos es una demanda modesta”.

La circunstancia única de los africanos y afroamericanos en los EUA después de la esclavitud y que persiste hoy, es relevante en la discusión sobre las reparaciones en este país.  En términos de los pueblos no indígenas, a diferencia de cualquier otra nacionalidad que llegó a estas costas, somos un pueblo traído a este país sin nada en términos de riqueza, ni siquiera la capacidad de vender nuestra fuerza laboral como un medio para ganar un salario. 

La implicación obvia para los descendientes actuales de esclavos es que, mientras que otras nacionalidades pudieron transmitir riqueza durante más de cuatro generaciones, la riqueza que crearon los negros se les negó legalmente y, en cambio, se les dio a los esclavistas blancos y a las industrias que se beneficiaron.

La lucha por el pago del trabajo realizado es una exigencia básica de los sindicatos: ¿por qué no debería incluir a los africanos?

Las reparaciones también deben incluir el derecho de todos los pueblos africanos de todo el mundo, descendientes de aquellos que fueron víctimas de la esclavitud, a ser compensados ​​por el mayor y más cruel terror y explotación que este mundo haya conocido.

También nos solidarizamos con los pueblos indígenas, que deben recibir reparación por el robo de sus tierras y sus vidas.

Sabemos que el valor total creado por el trabajo de los negros que sigue siendo negado, especialmente por el imperialismo estadounidense y europeo, como el valor robado a los trabajadores cada hora de su tiempo laboral, solo nos beneficiará cuando el sistema capitalista sea abolido y reemplazado por el socialismo.  Y parte de esa lucha por una sociedad más justa depende de la unidad que sólo puede provenir de la solidaridad de toda nuestra clase trabajadora en la lucha unida, especialmente por las necesidades de los trabajadores oprimidos, cuyas demandas reflejan su lucha contra las continuas injusticias históricas.

Los africanos, repartidos por todo el mundo, están decididos a seguir luchando por la compensación social y económica por parte de los antiguos propietarios de esclavos estadounidenses y europeos y los beneficiarios de la esclavitud.  Los negros aquí en los EUA también continuaremos luchando por lo que necesitamos para permitirnos vivir con dignidad, sin miedo a la policía, por el acceso equitativo a la educación, el derecho al voto, la atención médica y la vivienda, por la igualdad económica y todo lo que nos fue robado y se nos sigue siendo robado hoy.

Al igual que la lucha contra la policía local y federal racista que representa a una clase dominante que quiere empujarnos hacia una forma renovada de esclavitud, esta continua negación de justicia se enfrentará con la misma militancia que nuestra juventud ha mostrado en protesta por los asesinatos de George Floyd, Breonna.  Taylor, Ahmaud Arbery y Rayshard Brooks, desde Minneapolis a Atlanta y hasta Portland.  Esa militancia es una continuación del espíritu de las rebeliones de esclavos negros que se remonta en la historia a los mismos inicios de la esclavitud en este país.

Estamos decididos a luchar por lo nuestro.  ¡Reparaciones ahora!

Partido de Socialismo Unido – Caucus Negro