Pandemia del Covid-19 es un hecho histórico, intensificará la lucha de la clase obrera en todo el mundo

24 de abril de 2020 — Un amigo y compañero, Mikol, me explicó recientemente que la pandemia del virus Covid-19 es de proporciones tan grandes a escala mundial que seguramente intensificará la lucha de los trabajadores y de los pobres por la justicia social y racial, y en contra del propio capitalismo. A nivel mundial, se han confirmado 2,761,121 casos del virus Covid-19, de los cuales 193,671 han muerto, pero las cifras reales son aún mayores. La gran mayoría de las víctimas son de la clase trabajadora y los pobres del mundo, que siempre son los más vulnerables.

Si bien el virus Covid-19 no fue creado por el hombre en un laboratorio, como lo han acusado los medios derechistas anti-China, la falta de medicamentos y personal, la falta de hospitales, camas, ventiladores, máscaras y guantes, la falta de planificación para confrontar la crisis del virus — fue una decisión consciente tomada por las clases dominantes de los Estados Unidos y Europa.

Para los súper ricos, defender las vidas de los trabajadores y de los pobres, que morirían en una pandemia, no fue visto como una inversión “rentable”.

Según Google News, el número de casos confirmados y muertos al 24/04/2020 son:

Estados Unidos: 905,492 casos confirmados, 51,209 muertos.
España: 219,764 casos confirmados, 22,524 muertos.
Italia: 192,994 casos confirmados, 25,969 muertos.
Alemania: 154,159 casos confirmados, 5,653 muertos.
Reino Unido: 143,464 casos confirmados, 19,506 muertos.
Francia: 122,577 casos confirmados, 22,245 muertos.
Turquía: 104,912 casos confirmados, 2,600 muertos.

Las cifras de muertes mundiales de 193,671 son horribles y asombrosas, pero la razón por la que tantos han muerto no es solo porque el virus Covid-19 es mortal, sino también porque el capitalismo, el sistema de producción de bienes para generar ganancias, no lo consideró rentable producir suministros médicos para ser almacenados para una futura pandemia.

Políticos y ricos sabían que una pandemia se acercaba

Solo hay que ver los videos del presidente Bush en 2005, del presidente Obama en 2014 y del multimillonario Bill Gates en 2015, por nombrar algunos de los portavoces del capitalismo, todos ellos hipócritamente advirtiendo de la pandemia por venir. Netflix, incluso, produjo una serie documental, titulada: “Pandemia”. Además las Agencias de Inteligencia le informaron al presidente Trump en noviembre y diciembre de 2019 que una pandemia de virus había comenzado en China.

Pero aun con las advertencias, los grandes empresarios de la industria y las finanzas de los Estados Unidos y Europa, cegados por el impulso de obtener ganancias cada vez mayores, eligieron conscientemente ignorar las advertencias, después de todo, otras áreas de la economía mundial capitalista estaban generando enormes fortunas en ganancias, y no hay muchas ganancias en la producción de suministros médicos para el almacenamiento, para proteger a los trabajadores y los pobres.

Obama y Trump regalos para las corporaciones y los ricos

Hablando económicamente, a las grandes corporaciones de los Estados Unidos les fue bastante bien bajo los presidentes Obama y Trump. Bajo Obama, para evitar que la recesión de 2008 colapsase aún más la economía capitalista, las grandes corporaciones recibieron un paquete de rescate de $787 mil millones (la Ley de Reinversión y Recuperación de Estados Unidos de 2009). El valor de la Bolsa de Valores bajo Obama, después de 3 años, registró un aumento de 53 por ciento en el valor de las acciones, en comparación con cuando él asumió su cargo como presidente.

Bajo Trump, los ricos y súper ricos recibieron un paquete de recortes de impuestos de $1.5 billones en 2017, y hasta el 19 de febrero de 2020, la Bolsa de Valores bajo Trump había crecido un 42 por ciento en valor de las acciones, en comparación con cuando él asumió su cargo 3 años antes.

Sin dinero para la cobertura médica universal, fortunas para la guerra y la intervención

Los gobiernos imperialistas de los EE.UU. y de la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte), cuyos trabajadores han sufrido la peor parte de las muertes hasta el momento, han gastado billones de dólares interviniendo militarmente contra Irak, Afganistán, Siria, Libia, Yemen, Irán, contra los palestinos y armando a Israel, contra Corea Popular, Venezuela y Cuba, etc. Trump justo esta semana, tratando de echar la culpa de su mal manejo de la crisis del covid 19, dijo que los Estados Unidos había gastado 8 billones de dólares en las guerras en el Medio Oriente.

Cobertura médica universal demanda clave para la clase trabajadora del mundo

La pandemia del Covid-19 ha expuesto cómo el sistema capitalista ha fallado en proveerle la atención médica a los trabajadores y a los pobres en todos los países capitalistas. La pandemia ha demostrado que no se puede combatir con éxito una epidemia viral que se propaga de persona en persona, si parte de la población no tiene cobertura médica y no recibe tratamiento. Por lo tanto, la demanda de Cobertura Médica Universal es crucial en esta coyuntura de desarrollo social político.

Desempleo masivo en aumento en los EE.UU. y Europa

Según los últimos anuncios del gobierno federal en los Estados Unidos, en el último mes 22 millones de trabajadores han solicitado cobertura de seguro de desempleo. El Financial Times estima que 59 millones de trabajadores en Europa sufrirán recortes en las horas de trabajo y reducciones en sus salarios, otros sufrirán la pérdida parcial y permanente de sus empleos. El Fondo Monetario Internacional pronostica una contracción del crecimiento económico del 7.5 por ciento en la zona euro este año, con un desempleo del 10.4 por ciento o más.

No es necesario seguir citando cifras que muestran la caída económica que sufrirán los países capitalistas a escala mundial.

Sufrimiento colectivo puede volverse en ira

Los trabajadores a gran escala están en un estado de shock. Algunos están incrédulos. Muchos están afligidos por la pérdida de familiares y amigos. Su comprensión emocional de la pandemia del virus Covid-19 es mixta, algunos pueden verlo como un acto de Dios o un acto del Diablo, otros pueden verlo como la madre Tierra castigando a los humanos por la explotación que el capitalismo ha impuesto sobre la Tierra.

Pero a medida que pasa el proceso de duelo y se establece y se sienta el desempleo y reducciones de salarios, los trabajadores buscarán una comprensión política y un liderazgo para ayudar a guiarlos en la lucha por la justicia social en esta fase nueva de desarrollo socio político bajo el capitalismo.

El virus de Covid-19 no va a desaparecer

El virus Covid-19 no va a desaparecer. El distanciamiento social y el cierre de sectores de la economía se llevaron a cabo para ganar tiempo y limitar el número de muertes. Recordemos que no existe una cura reconocida para la neumonía causada por el virus Covid-19 y hasta el momento tampoco existe una vacuna que estimule la resistencia al virus.

Sugerirle a los trabajadores a que regresen a sus trabajos sin tener una cura para la neumonía que causa el virus y sin tener una vacuna es equivalente a condenar a la muerte a decenas de miles de trabajadores. El dolor de muchos bien puede convertirse en ira. Los cambios en la conciencia de masas son producidos por los cambios en las condiciones materiales de la vida económica social política. Como Mikol me dijo: “Tom, la pandemia del virus Covid-19 cambia las reglas del juego a escala mundial”.

Los revolucionarios dedican toda sus vidas a construir partidos de clase trabajadora y organizaciones populares para poder intervenir en la lucha de clase de los trabajadores y los pobres en contra el sistema capitalista. Bueno, no se equivoquen al respecto, la lucha de la clase obrera está por estallar. Unámonos y logremos grandes victorias para los trabajadores y oprimidos del mundo.