Venezuela Bolivariana derrotó firmemente la fecha para el cambio de régimen

Washington, D.C. — Venezuela Bolivariana derrotó firmemente la fecha del 23 de febrero establecida por los Estados Unidos para el cambio de régimen. Los provocativos planes ampliados por los medios de prensa corporativos de violar las leyes Venezolanas que sirven para controlar sus fronteras e importaciones, fueron sólidamente rechazados. Las barreras humanas unidas de la policía venezolana, las fuerzas militares y las masas chavistas detuvieron firmemente la “ayuda” militarizada.

Frustrados por su fracaso político, en el lado de la frontera Colombiana, los camiones que supuestamente transportaban ayuda humanitaria fueron incendiados en las cercanías de pandillas que llenaban botellas de gasolina – mejor llamadas bombas molotov.

La entrega el 21 de febrero, de 7.5 toneladas de medicina demuestra que la noción de que el presidente Nicolás Maduro Moros rehúsa “ayuda humanitaria” es una mentira. Estos  envíos semanales son comprados por Venezuela, eludiendo las sanciones bloqueadoras estadounidenses, que prohíbe y castiga estas ventas a través del mercado dominado por el dólar. La Organización Panamericana de la Salud, la Organización Mundial de la Salud y otras entidades afiliadas a las Naciones Unidas continúan trabajando con el gobierno Bolivariano. La Cruz Roja y otras agencias de ayuda internacionales han condenado la politización de la ayuda humanitaria. Ellos no participaron en los eventos en Cúcuta, Colombia, aunque su símbolo de la cruz roja fue fraudulentamente utilizado allí.

El pretendiente a presidente respaldado por los Estados Unidos, Juan Guaidó, ha aumentado su llamado a la intervención militar estadounidense, apoyado por los peligrosos comentarios del Secretario de Estado de los EE.UU. Mike Pompeo y el senador Marco Rubio. El vice presidente de los EE.UU Mike Pence programó una reunión el 25 de febrero con Juan Guaidó y el presidente Colombiano de derecha, Iván Duque, en Bogotá, para planear una nueva agresión.

¿Qué líder convocaría ese desastre contra su propio pueblo? Los observadores solo deben acordarse de la invasión de Iraq, de Libia, recordar la agresión estadunidense contra Siria y la devastación armada de Yemen por parte de los Estados Unidos. Como el canciller venezolano Jorge Arreaza señaló en una entrevista de una hora en Democracy Now, las bombas de los Estados Unidos no discriminan entre las familias de los pro-chavistas y la oposición.

El apoyo sereno, firme y unido de la Revolución Bolivariana hacia el Presidente Maduro y la resistencia a las provocaciones en la frontera ya han producido grietas en la alianza pro-estadounidense. El 25 de febrero, tanto España como la Unión Europea se distanciaron del llamado a guerra de los Estados Unidos y Guaidó y anunciaron que no apoyarán una intervención militar.

Medios de prensa corporativos siguen cómplices de cambio de régimen por el imperialismo estadounidense

Los medios de prensa corporativos internacionales en EE.UU y Bretaña continúan orientando su cobertura para legitimar el plan de golpe Guaidó-EE.UU. Que 150 ciudades en el mundo se manifestaron contra la guerra de los EE.UU. hacia Venezuela de alguna manera no es de interés periodístico. ¿Donde están las entrevistas que muestran que los trabajadores y los pobres en los Estados Unidos recuerdan las descaradas mentiras que llevaron a la invasión estadounidense de Iraq y la destrucción de Libia?

¿Por qué la interrupción el 21 de febrero, de la conferencia de prensa intentada por el monigote de los Estados Unidos queriendo normalizar a los conspiradores del golpe no fue cubierta en las noticias de las 6, cuando Medea Benjamin y Ariel Gold de Code Pink tomaron el micrófono y hablaron la verdad?

Ha habido algún progreso en la Radio Pública Nacional. Demostraciones como las de Detroit han denunciado sus informes parciales.

Estas y otras voces más continúan movilizando y educando a amplios sectores de los pobres y los trabajadores estadounidenses quienes no ganan nada con otra guerra de EE.UU. para llenar los bolsillos de los bancos y los monopolios internacionales de combustibles fósiles como Exxon Mobil.

Una demonstración nacional se va a llevar a cabo en Washington, D.C., el 16 de marzo y otra dos sábados más tarde, el 30 de marzo, antes de que la Organización del Tratado del Atlántico Norte se reúna el 4 de abril. Esta última fecha es un insulto por ser el aniversario del asesinato del Reverendo Martin Luther King. Apoye las manifestaciones de protesta, constrúyalas, asista. En Los Ángeles, el 16 de marzo, vaya a McArthur Park a las 11 a.m. para un esfuerzo de múltiples organizaciones, y más tarde en el día con la Answer Coalition.

TeleSUR y otros medios de comunicación internacionales son recursos que contrarrestan la narrativa imperialista. TeleSUR mismo puede desaparecer del Internet y de las ondas de radio si se produce un golpe de estado. Algunos medios de prensa independientes en los EE.UU. están disponible en línea, incluidas estaciones de radio como WPFW-FM en Washington, DC, medios de comunicación que se oponen a las guerras de los Estados Unidos contra personas de raza negra y marrón y contra la clase trabajadora dentro de los Estados Unidos y en el exterior.