Reportaje desde la Habana: A pesar del bloqueo de EE. UU., Cuba ha vacunado al 90% y se abre a visitantes del mundo

Reporteros de Struggle–La Lucha y miembros de la Asamblea del Poder Popular de Baltimore y del Partido de Socialismo Unido. Fotos de SLL

Lars Bertling, Russell McClain y Sharon Black, tres reporteros de Struggle-La Lucha, miembros del Partido Socialismo Unido y representantes de la Asamblea del Poder Popular de Baltimore están participando en la 31ª Caravana de la Amistad USA-Cuba IFCO Pastores por la Paz.

Este es nuestro relato personal.  Esperamos poder reportar diariamente.

Habana, 16 de noviembre — Fue dificultoso todo el día el lunes 15 de noviembre en el lado estadounidense.  Esperamos en las agotadoras filas de seguridad del aeropuerto y pasamos horas registrándonos. Dos de nuestros representantes a duras penas obtuvieron sus pasaportes.  Tuvimos que levantarnos a las 5 a.m. y conducir hasta la oficina de pasaportes en Miami con la esperanza de obtenerlos.

Pero cuando llegamos a Cuba, todas estas dificultades valieron la pena.

Al aterrizar, nuestro espíritu se aligeró y nuestra energía regresó.  El pueblo cubano y sus líderes esperaban en el aeropuerto, junto con un grupo de medios de comunicación.  Nuestro grupo fue literalmente la primera delegación en viajar a Cuba tan pronto se dio la apertura, luego de haber estado cerrada a visitantes internacionales debido a la pandemia.  El 15 de noviembre fue también la apertura de escuelas y servicios en Cuba además de ser un día de celebración por el aniversario de la Habana.

Cuando llegamos al Centro Cubano Martin Luther King (sí, existe tal centro), jóvenes cantantes y músicos cubanos nos saludaron junto con la comunidad local de Marianao, líderes políticos y representantes del Centro MLK.

Hoy martes, fue nuestro primer día completo de aprendizaje y visitas.  Como nuestro grupo era grande, más de 70 personas, nos dividimos.

Russell McClain y Gail Walker comentan la exposición sobre la guerra biológica de la CIA contra Cuba.

Memorial de la Denuncia

La mayoría de las personas que viven en los EE. UU. solo equiparan el terrorismo con los ataques del 11 de septiembre.  Es una triste hipocresía.  Muchos más cubanos, muchos de ellos niños pequeños, han muerto en ataques terroristas.  Solo que estos ataques fueron perpetrados por el Pentágono, la CIA, la derecha y el imperialismo estadounidense.

Este moderno museo documenta esos innumerables ataques.

La entrada tiene un recuento rotatorio actualizado del número de personas que han perdido la vida a causa del terrorismo.  Esto no incluye a los afectados por el bloqueo, sino estrictamente a las víctimas de bombardeos y actos violentos de terrorismo.  Hoy la cuenta es de 3.476.

Hubo 637 (conocidos) intentos de asesinar a Fidel;  21 ataques aéreos de la CIA;  11 bombardeos de la CIA;  y 581 ataques terroristas contra misiones cubanas en el exterior.

Una película especial documenta el bombardeo del carguero francés La Coubre ocurrido el 4 de marzo de 1960 en el puerto de la Habana y la consiguiente pérdida de 110 vidas.  Fidel y el Che encabezan las marchas callejeras masivas para honrar a quienes perdieron la vida y desafiar al imperialismo estadounidense.  Las familias de las víctimas aún lamentan su pérdida.

El terrorista y agente de la CIA Luis Posada y sus cómplices, que estaban todos protegidos en los Estados Unidos, se jactaron del cobarde bombardeo del vuelo 455 de Cubana de Aviación el 6 de octubre de 1976, matando a los 73 pasajeros, muchos niños cubanos y los 24 miembros de una organización deportiva juvenil, equipo que acababa de ganar todas las medallas de oro en los Campeonatos Centroamericanos y del Caribe.

Parecía no haber fin a la guerra de Estados Unidos contra Cuba: desde la Operación Peter Pan que secuestró a 14.000 niños cubanos durante un período de dos años desde 1960 a 1963 y más tarde en 2000, el secuestro de Elián González.  Estados Unidos también llevó a cabo una guerra biológica contra Cuba, incluida la destrucción de la industria porcina y el sabotaje de cultivos agrícolas.

Estos son solo algunos ejemplos.

El Memorial le conmoverá y cambiará su opinión sobre quiénes son los verdaderos terroristas.

Los guías cubanos en el Memorial de la Denuncia hablan del museo que documenta las 3.478 personas que han muerto a causa del Pentágono, la CIA y la derecha de Estados Unidos. Las cruces en el fondo de este moderno Memorial representan las vidas perdidas.

Instituto Finlay de Vacunas

Nuestra siguiente parada fue el Instituto Finlay de Vacunas que ayudó a producir tres vacunas COVID-19 cubanas: Soberana, Soberana 02 y Soberana Plus.

Tantas cosas se destacaron en la discusión y presentación de los representantes del Instituto.

Bajo las condiciones más difíciles debido al bloqueo, Cuba pudo producir estas tres vacunas altamente efectivas, rivalizando con la efectividad de las vacunas estadounidenses. El bloqueo había impedido a Cuba importar los reactivos necesarios para la producción de la vacuna. Y las restricciones internacionales sobre patentes impidieron que los científicos cubanos compartieran información importante.

Además, era casi la primera vez que Cuba tenía que producir una vacuna dirigida a un virus (no a una infección bacteriana) y pudieron hacerlo en muy poco tiempo. Así que se podría considerar un milagro.

Entonces, ¿cómo lo hicieron?

Una de las principales razones aducidas fue la cooperación entre organizaciones cubanas, la falta de competición y lucro personal. De hecho, estas fueron algunas de las mismas razones, junto con algunas otras, de la alta tasa de vacunación en Cuba que ahora ha alcanzado un asombroso 90% de la población.

En este momento los niños menores de 2 años no están siendo vacunados, por lo que dado que el 90% incluye a toda la población, el porcentaje de vacunaciones entre los elegibles es aún mayor.

El pueblo de Cuba confía en las vacunas porque el país tiene una larga historia de atención médica preventiva que está basada en la educación e implementación comunitaria. No hay ningún requisito de lucro para bloquear la atención médica en Cuba.